lunes, 28 de julio de 2014

Hablando de Cultura




Soy sumamente realista pese a mi tendencia al optimismo, consciente de que ver la botella medio llena o media vacía depende de nuestra perspectiva, dejando al margen el influjo de donde vivo ahora, en Privium-Magnum a años luz de vosotros, un planeta tan excepcional que a veces tengo la impresión de que es fruto imaginario de mi materia gris, aunque para descargo puedo añadir que lo conozco como a la palma de mi mano, tanto, que no he podido resistir la tentación de puntualizar sus características en varios relatos.

lunes, 14 de julio de 2014

Dónde está el sentido común…




Corrían los años sesenta. Las dos iban por el centro de un amplio paseo mientras se contaban tantos trajines sucedidos durante aquellos meses sin verse, que se explayaban con gusto en los detalles puesto que no tenían desperdicio, bagatelas sin duda que ahora se hubiesen contado a través del móvil sin necesidad de esperar a verse. Total, que andaban bastante distraídas y riendo a mandíbula batiente dando paso a ese lagrimeo emocional que deja los ojos brillantes y hermosos si no tenemos en cuenta los chorretones de la pintura que los entorna. De pronto una de ellas empezó a tambalearse y se aferró a la otra que hizo todo lo que pudo para evitar la caída logrando salvar el obstáculo que había provocado aquél zarandeo. Una vez superado el momento vieron que era un espumajorro verdoso y de talla gigante.

domingo, 29 de junio de 2014

Nos queríamos tanto…




Lo que había entre nosotros era mucho más que amor, era una pasión que se afianzaba y nos estrechaba con la fuerza de una liana y con el paso de los días. El único inconveniente era que, al vivir bajo el mismo techo, teníamos que esperar a que mis padres no estuvieran en casa para poder acortar nuestras distancias. Sólo entonces podíamos dar rienda suelta a todo lo que nos dictaba el corazón y su ritmo, al igual que el Bolero de Ravel, iba in crescendo hasta tal punto que parecía querer estallar. Recuerdo que al abrazarte sentía el tuyo, tan tierno, tan cálido. ¡Qué maravilla! Y por suerte, no hacían falta palabras ya que nuestro lenguaje era incompatible aunque ambos entendíamos perfectamente el del otro con una sola mirada. 

domingo, 15 de junio de 2014

Aquella España tan cañí




Me deleita algunas tardes con sus historias porque los recuerdos siguen frescos en su memoria y además, generosa ella, permite que los transcriba tal como me los cuenta esperando que también os gusten a vosotros, queridos seguidores de esta página que también es la vuestra. Puedo añadir que, en estos tiempos tan sinsentido que estamos viviendo, ver a través de su voz aquellas imágenes de lucha para remontar y sobrevivir son descripciones que no pueden dejarme indiferente ya que, en cierto modo, se asemejan al presente, aunque mucho más para unos que para otros, como siempre. Pero dejo a un lado mis impresiones para dar paso a Julia. Así que vamos allá.

domingo, 1 de junio de 2014

¿Tiene ventajas la soledad?

Escuchando opiniones respecto a la soledad que me han explicado los propios protagonistas he podido formarme una genérica opinión al respecto ya que cada persona es un mundo al igual que las circunstancias por las que viven sol*s. Una lleva tiempo oyendo opiniones de todo tipo pero la mayoría coincide, llegando a la conclusión de lo complicado que resulta, en esa situación, desprenderse del lastre de las emociones que se agolpan a través de los recuerdos, para seguir navegando abiertamente y beneficiarse así con la diáfana luz del Sol que sale para tod*s.

domingo, 18 de mayo de 2014

Puntualidad




Sin duda hemos tenido que escuchar algunas veces aquello de que una cierta tardanza es admisible incluso dentro de situaciones normales sabiendo que a esta permisión se le llama “retraso de cortesía”. Pues qué bien, porque una piensa que si todos nos acogiéramos a esta licencia quizá podríamos añadir también aquello de “en segunda convocatoria” dejando la primera sin asistencia pero, incluso así, seguro que siempre habría alguien destacando por su demora. Parece ser que el autor de esta aserción que garantiza la cortesía ante el retraso es debida a Luis XIV, conocido también como rey Sol, cuyo gobierno marcó un tiempo de apogeo no solo en las letras y el arte en general, sino también en torno a su mandato absolutista, demostrando una inusitada gentileza por su parte el hecho de autorizarse a sí mismo para llegar pelín tarde. Pero claro, él podía hacer cuanto le viniera en gana incluso sin justificarse. 

domingo, 4 de mayo de 2014

Divagaciones




Hace bastante tiempo disfruté el placer de tener en mis manos un viejo y deslucido libro que, evidentemente, después devolví a su dueño aunque él no me apremiara. Versaba sobre filosofía griega y recuerdo que ya nos advertía de que “cuanto más tiempo pasamos haciendo proyectos de futuro menos aprovechamos el tiempo presente” amén de otros aciertos a tener en cuenta como aplicación continua en nuestras vidas. Me recordó aquello de “La vida es lo que te sucede mientras haces otros planes” frase que según parece lanzó un olvidado y desapercibido humorista llamado Gamble Rogers, aunque luego se hizo popular al pronunciarla John Lennon. Y sí, la vida es el tiempo que transcurre mientras vamos de un lado a otro, a veces para perderlo o para que nos lo hagan perder como lo más natural del mundo sin valorar su importancia.